Wimbledon 2017 - EPICK TIPS red social de apuestas deportivas

engesp

Wimbledon 2017

El torneo de los torneos ya está aquí. La catedral del tenis abrirá el lunes sus puertas para acoger la edición número 131º del torneo más prestigioso e histórico que existe en el mundo del tenis, y el cual todos los tenistas sueñan desde pequeños con conseguir. “Sin duda que Wimbledon es mi victoria más emocionante y con la que más he soñado”- Así definía Rafael Nadal su título conseguido en 2008 ante Roger Federer, en el que casi todo el mundo coincide que es el mejor partido de la historia del tenis y que tuvo lugar en la Pista Central de Wimbledon, la catedral del tenis.

El tercer Grand Slam del año se disputa desde sus comienzos en 1877 en las instalaciones del All England Club de Londres, sobre unas condiciones de pista de hierba donde el césped no puede estar mejor cuidado. Debido al clima inglés, Wimbledon ha estado marcado históricamente por la lluvia que obliga a parar el juego numerosas veces al dia, un hecho que desde 2009 es menos relevante gracias a la gran cubierta Retráctil que está instalada sobre la pista central y que permite seguir la jornada al menos en una pista en caso de lluvia, algo que sobretodo la segunda semana se agradece.

Un torneo donde los mejores tenistas de la historia han escrito parte de su leyenda aquí desde los 7 Títulos de Federer y Sampras en el circuito masculino hasta los 9 de Martina Navratilova, pasando por los 7 de Serena Williams y los tres de Novak Djokovic.

Procedemos a analizar todos los condicionantes que marcaran el devenir del torneo:

Las pistas:

Wimbledon se disputa sobre pistas de hierba, la superficie más especial y diferente de todo el circuito que se caracteriza por el bote bajo de la pelota, que no llega a rebotar sino que desliza sobre la pista, perdiendo mucha menos velocidad que cuando bota en pistas lentas como las de Arcilla (sobre un 20% más en hierba).

Históricamente el juego sobre hierba ha estado marcado por la gran velocidad de la pista que favorecía el clásico estilo de saque y volea que actualmente tan pocos tenistas practican, aunque muchos lo rescatan durante esta época del año. Aun así las pistas de hierba son el perfecto reflejo de cómo ha ido evolucionando el juego a lo largo de la historia, ya que durante mucho tiempo la hierba se “pelaba” alrededor de la red, mientras que ahora solo ocurre al fondo de pista.

C:\Users\JOAQUIN\AppData\Local\Microsoft\Windows\INetCache\Content.Word\Wimbledon-715x465.jpg

En general dos condiciones marcan el juego sobre hierba

 

 

  1. -La velocidad de la pista: Aunque Wimbledon ha ido ralentizándose con el paso del tiempo, sigue siendo el Grand Slam mas rápido del circuito, una pista sobre un 24% más rápido que la media del circuito ATP, y en la cual se mantienen en torno un 6% más de juegos al servicio que la media anual. Esto favorece mucho a los jugadores de potencia, siendo los grandes sacadores en el circuito masculino, y las grandes Sacadoras los más beneficiados por esta velocidad.

  2. -El bote bajo de la bola: Aunque es una gran generalización hablar de hierba y destacar la velocidad de la pista, personalmente no tengo duda que lo que más caracteriza el juego sobre césped es el bote bajo de la bola tanto por las posibilidades como por los inconvenientes que presenta. Por un lado un bote tan bajo de la bola permite a los jugadores que mejor efectúan los golpes con efecto cortado o slice hacer mucho daño con sus rebanadas, que pueden ser utilizadas tanto a nivel ofensivo para subir a la red como a nivel defensivo. Pero si algo caracteriza el bote de la bola bajo sobre hierba son los enormes problemas que crean en muchos jugadores, habitualmente de gran altura, a la hora de coger la bola desde tan abajo y levantarla por encima de la red. Por otro lado los tenistas que se caracterizan por hacer daño con sus golpes Liftados de abajo a arriba, pierden con este bote de la bola mucha eficacia en los golpes y en los servicios con Spin, el gran problema de los jugadores puros de arcilla con Drive con muchas revoluciones.

C:\Users\JOAQUIN\AppData\Local\Microsoft\Windows\INetCache\Content.Word\grasscourt.png

El tiempo:

Adaptarse a la meteorología británica es algo fundamental y más en esta época del año donde en países Mediterráneos como España disfrutamos ya de temperaturas veraniegas por encima de los 25 e incluso 30 grados, mientras que es raro tener más de 22-23ºC grados en Londres.

Por otro lado, el clima de las Islas es realmente húmedo lo que hace las condiciones muy pesadas y el bote de la bola aún más bajo. Es habitual sufrir muchos parones por la lluvia, algo que a nivel mental es muy difícil de llevar por los tenistas, por lo que habrá que estar atentos a la previsión meteorológica de cada dia que actualmente se presenta así:

Cuadros:

WTA

Tras la inminente maternidad de la única jugadora capaz de copar un favoritismo único dentro del circuito femenino, como es el caso de Serena Williams, la edición de Wimbledon femenino se presenta abierta a niveles incluso superiores a los que tuvimos en Roland Garros. Con una Simona Halep dominante y excelsa las semanas previas, en Paris si que teníamos un gran nombre en el que hacer girar todo, algo que en Londres como mínimo debe ser por partido doble.

 

Dos torneos han servicio para preparar la cita más importante de la gira de hierba, y en cada uno de ellos han salido ganadoras una jugadora checa, lo que convierte con ligero márgenes a Petra Kvitova, ganadora en Birmingham y dos veces excampeona aquí; y Karolina Pliskova, campeona en Eastbourne y número 1 del año; en las grandes favoritas por méritos propios.

 

Hablar de grandes favoritas en WTA, sin Serena Williams en la ecuación, no es para nada comparable a cuando lo hacemos en el circuito masculino, y es que ambas tienen un camino realmente complicado que afrontar, si quieren asegurar la bandera de la República Checa y su himno en la final.

Empezando por Karolina Pliskova, hay que destacar que su debut ante una jugadora sin apenas armas ofensivas ni servicio como Rodina no debería ser un gran escollo; pero en cambio no podemos decir eso de su choque en segunda ronda frente Rybarikova. La jugadora eslovaca viene de ganar 13 de los 14 partidos que ha jugado este mes sobre hierba, desplegando un tenis excelente que combina un primer servicio maravilloso y que debería complicar mucho la tarea al resto de Pliskova, y unos toques de calidad con el revés cortado y las subidas a la red que la convierten en una rival muy complicada.

En caso de poder superar la variedad e imprevisibilidad de Magda, Karol deberá avanzar en el torneo ante Julia Goerges (rival muy asequible para ella en estas pistas) o Lesia Tsurenko, una jugadora que de forma similar a Rodina, aunque no tan claro, carece de armas ofensivas para hacerle daño en estas pistas. Tras este breve respiro, su cuadro se pone cada vez más duro cuando debe hacer frente en cuarta ronda a Pavlyuchenkova o Gavrilova, y llegando a límites extremos en cuartos de final.

El abanico de tenistas que podrían enfrentarse a Pliskova en esta ronda es realmente abultado y todas de un nivel tan alto que seguramente en otras partes del cuadro las consideraríamos serías candidatas a ser semifinalistas. Así es el caso de Kiki Mladenovic, una de las jugadoras que mejor sabe jugar a Pliskova; Coco Vandeweghe, una de las pocas capaces de igualar su nivel al saque puntualmente; Annet Kontaveit, la gran tapada del torneo; y Caroline Wozniacki, un valor más que seguro.

4 rivales de grandísimo nivel que lucharán por un puesto que les permite enfrentarse a la gran favorita del torneo, y a partir de ahí, porque no, soñar muy seriamente en Wimbledon.

Este nivel tan alto de competencia en el segundo cuarto no se mantiene para nada en el primer cuarto, competencia suya por una plaza en final, y es que son varias las tenistas con dudas y problemas físicos. Por un lado, la número 1 del mundo y finalista del año pasado, Angelique Kerber, llega completando una temporada plagada de sorprendentes decepciones y de problemas físicos en su pierna, algo que podría empezar a enderezar en esta superficie que tan bien se le da. Su clara competencia por un puesto de cuarto finalista será una irregular Garbiñe Muguruza, que con un cuadro realmente favorable plagado de tenistas que plantean un tenis como el suyo, pero de menor calidad (el caso de Alexandrova- Wickmayer-Cirstea) y recordando 2015, cuando fue finalista aquí, para nada hay que descartar de la lucha de nada.

El gran problema de la española en esta superficie llega siempre cuando enfrenta jugadoras con la capacidad técnica de variar muchas alturas y jugar mucho con los cortados (sus últimas 4 derrotas en hierba son ante grandes slicers como Strycova, Barty, Cepelova y Flipkens) y ese guion de partido sería el que le plantearía su rival más probable por las semis: Svetlana Kuznetsova. La rusa viene de dejar buena imagen en Eastbourne, y en un cuadro con Radwanska desconocida y Timea totalmente dominada en el h2h por su parte, le deja de clara favorita a ser semifinalista.

Por su parte, las opciones de Petra no parecen con cimientos tan sólidos como las de Pliskova, y es que no podemos olvidar que hace un mes la jugadora checa aún no había vuelto de su operación la mano. Ha sido tal el nivel mostrado en su vuelta, con título en Birmingham incluido, que las bookies, considerando mucho su palmarés aquí, han disparado sus niveles de favoritismo muy altos.

Su camino no será sencillo una vez avanzado el torneo, pero si gozará de unas primeras rondas muy favorables frente Larsson (jugadora muy débil en hierba) y Hogenkamp/Brengle; siendo Caroline García una rival no extremadamente peligrosa para ella sobre hierba en tercera ronda.

A partir de ahí Petra podría verse las caras con la gran incógnita del torneo, y no es otra que la esperanza local, Johanna Konta. La británica viene haciendo un temporadón y una gran gira de hierba, pero sufrió una dura caída en Eastbourne que le ha dejado tocada de la espalda, por lo que habrá que estar muy atentos a su evolución. En caso de superar la cuarta ronda, Petra debería verse las caras con Simona Halep, competitiva incluso en estas pistas hoy en día, o Vika Azarenka, algo a priori improbable tras ver su nivel en Mallorca, pero nunca descartable si consideramos la calidad de la bielorrusa.

Un cuarto exigente que tiene como premio unas semifinales en las que hay una clara favorita para ser rival y no es otra que la flamante campeona de Roland Garros: Jelena Ostapenko. La jugadora letona ha descansado en Riga estas semanas, volviendo a la competición hace días en Eastbourne, y siempre ha sido conocido que la hierba es la superficie que mejor se adapta a su juego.

Trasmitiendo su gran nivel de juego actual a su superficie favorita y la madurez mostrada, con un cuadro en el que luchará con un irregular Sasnovich, una inexperta Abanda, una mermada Keys, y dos jugadoras jóvenes, pero de menor asentamiento como Konjuh y Barty, todo apunta a Jele como la máxima favorita a eso, e incluso a mucho más.

Torneo en general muy abierto en el que encontramos apuestas interesantes como la victoria en su cuarto por parte de Kuznetsova, o los mercados de “Kerber llegará más lejos que Konta” y “Ostapenko llegará más lejos que Wozniacki”

 

ATP

Toda la temporada ATP es un precioso viaje al pasado que nos ha permitido rememorar los míticos tiempos en los que Roger Federer y Rafael Nadal escribían historia en cada torneo, construyendo mutuamente una rivalidad legendaria a nivel deportivo. Entre ambos han copado todos los Masters 1000 del año y los dos Grand Slams, lo que hace inevitable que, tras separarles el sorteo en dos mitades distintas, soñar con una reedición de aquella final de 2008.

Una recreación de los partidos con mayor consideración de la historia sería la guinda a un “Remember” de la mítica Fedal, que alguno agradeceríamos mucho. Lo mejor de todo, es que con Andy Murray sumido en un hueco profundo y Novak creciendo, pero lejos aún del nivel de Roger, para nada parece impensable en tal final a día de hoy.

Comenzando por el mejor tenista de todos los tiempos, hay que destacar que Roger ha tenido particular mala suerte en el sorteo y es que ya de entrada tendrá que debutar frente a uno de los jugadores más imprevisibles del mundo, y con más talento, como es el caso de Alexander Dolgopolov. El ucraniano llega con dudas físicas que le quitan peligro, o se lo añaden, depende de cómo veas a este genio sin varita, pero con una capacidad de hacer cualquier cosa sobre una pista de tenis.

A pesar de ello todo lo que sea una derrota de Roger antes de cuartos de final sería una sorpresa mayúscula, por muchas dificultades que Mischa Zverev/Bernard Tomic en 3º ronda y Grigor Dimitrov en 4º ronda, puedan dar sobre estas condiciones. La preparación de Roger ha sido a medida para llegar a Wimbledon perfecto, y tras conquista de forma apabullante Halle, hasta no verle levantar un nuevo Wimbledon podría parecer sorprendente.

Para ello en cuarto de final tendrá un choque realmente serio frente Milos Raonic, finalista aquí el año pasado, y que, a pesar de estar teniendo una temporada discreta, siempre un jugador temible en pistas rápidas. Alex Zverev es la única competencia seria de un cañonero canadiense, al cual romperle el saque en estas pistas es casi tarea imposible.

Con el cuarto resuelto, con muchas dificultades en el camino de la talla de Dolgopolov, Zverev, Dimitrov y Raonic, el sorteo ha emparejado a Roger con él a priori más complicado de los cabezas de serie, y es que no hay duda de que Novak Djokovic está más cerca de ser el que antes era, de lo que está Andy Murray.

El serbio ha firmado a Ancic junto a Agassi para su renovado equipo de trabajo, y con el título de Eastbourne en el bolsillo llega a Wimbledon, donde el año pasado cayó por sorpresa ante Sam Querrey. Su camino no tiene gran dificultad en conjunto, pero si una piedra de toque durísima en 3º ronda como puede ser el argentino Juan Martín Del Potro y su derecha comparable a un martillo pilón. A parte del argentino, mermado por las lesiones físicas este año, Klizan-Escobedo-Feliciano-Thiem no parece un camino temible para un jugador con la capacidad superdotada de Nole al resto, aunque un ojo con Feli, que llega en un momento único.

Un camino exigente para Roger, pero en el que su mayor capacidad para resolver rápidamente los partidos frente a la de Nadal iguala mucho sus % de opciones de final con las del español. Rafa llega tras un Roland Garros histórico, en el que mostró un nivel más superior que nunca al resto, lo que invita al optimismo a la hora de reencontrar ese feeling perdido con la hierba.

El español ha pasado de ganar dos veces el título y ser 5 veces finalista, a ver como las molestias en la rodilla y las lesiones de muñeca le han apartido de la batalla durante otras 5 ediciones seguidas, algo que busca cambiar en este 2017 mágico para él.

Su camino es más asequible que el de Roger, pero jamás fácil en hierba, y es que será fundamental para él coger ritmo y sensaciones con Millman, Young/Istomin y Khachanov, en primeras rondas para afrontar lo que le viene luego. Uno de los problemas de Rafa todos estos años en hierba ha sido su deficiente rendimiento al resto, algo que deberá mejorar considerablemente si quiere ganar sin muchos problemas a Gilles Muller, en el mejor momento de su carrera, y más aún si quiere ganar a un Marin Cilic en clara línea ascendente.

Dos grandes sacadores, que históricamente tantos problemas han puesto a Rafa en estas pistas, y que le permitirían sacar un billete a una ronda, en la que ya siempre muestra una versión casi imposible de frenar para los mortales. Y a diferencia de Federer, cuya naturaleza es desconocida, Andy Murray es muy mortal, y en este 2017 además de mortal no sería mentira afirmar mortal normalito.

Su Roland Garros fue muy esperanzador tras quedarse a un paso de la final, pero nuevamente fue parar unas semanas, volver en Queens y ser sorprendido por Jordan Thompson en Queens, su pequeño palacete de verano, donde acostumbra a pasearse por la pradera. Unas molestias en la espalda fueron en parte las grandes responsables de tal derrota, y un camino sencillo podría darle la opción de recuperarse de ellas: Bublik-Brown-Fognini/Vesely debería permitir al británico a coger mucho ritmo camino de una 4º ronda complicada.

Allí le puede esperar o Nick Kyrgios, la gran incógnita de la versión masculina, capaz de todo y de nada, o Lucas Pouille, un talento en plena evolución con mucho que decir en hierba. Un primer reto serio para la espalda del ídolo local, que aumentará su dificultad en la siguiente ronda contra el vencedor entre Jo Wilfred Tsonga y Stan Wawrinka, que, con el permiso de un impredecible Verdasco, se presentan como máximos favoritos por su parte hasta cuartos.

Por tanto, un torneo muy abierto en el que tenemos a Rafa y Roger un claro peldaño por encima del resto, con el suizo a un nivel insuperable en estas pistas, pero un camino muy duro; con Djokovic recuperando poco a poco su instinto asesino; y un Murray candidato a gran decepción pero que con el público y unas primeras rondas sencilla puede entrar en ritmo. Torneazo abierto entre el big4.

 
Tipster Premium durante 3 años con un 6% de yield en más de 1700 pronósticos sobre mercados ATP/WTA, siempre líquidos. Autor y director de "El Método LPC" (guialpc.com) y analista en La Pista Central de tenis femenino. Colaborador en Radio La Apuesta del día y escritor del Blog semanal de tenis en Epicktips. El servicio se compenetra con un canal de Telegram, donde por agilidad y acuerdo con los clientes se realiza la publicación oficial de las cuotas.